Vision

Basados en las doctrinas y principios bíblicos, nuestra visión es: “Ser instrumento de Dios para salvación y bendición de toda persona”.

Mision

Basados en los 6  propósitos, nuestra misión es:

  • Proclamar el evangelio
  • Enseñar la palabra de Dios
  • Servir al prójimo
  • Compartir en amor
  • Adorar a Dios por sobre toda las cosas
  • Restaurar las vidas reflejando el carácter de Cristo

CREDO

Creemos en el señorío de Cristo.

Este es el principio rector y fundamental de la fe cristiana (1ª Pedro 2:7), la piedra angular de toda la doctrina bíblica. En torno a este principio giran los demás. El señorío de Cristo, además de ser fundamental en la teología, es una de las verdades más claras y eminentes en toda la Biblia.

El dominio eterno y universal de nuestro Señor se detalla en el Antiguo Testamento (Isaías 9:6-7; Daniel 7:14; Zacarías 9:10).

En los Evangelios fue evidente su autoridad sobre la naturaleza y sobre los espíritus, y su señorío sobre los rituales religiosos (Mateo 8:27; Marcos 1:27; Lucas 6:5).

Su  autoridad en la iglesia es incuestionable en la teología neotestamentaria (Romanos 14:9; Colosenses 1:18; Hechos 1:4; 3:3; Apocalipsis 1:11).

Cristo como Cabeza de la iglesia es una de las ideas más claras en la literatura paulina (Efesios 1:22; 4:15; 5:23; Colosenses 1:18; 2:19).

Creemos en la inspiración de las sagradas escrituras y la autoridad del Nuevo Testamento.

Reconocemos la autoridad de las Escrituras porque son la voz de Jesús, y esto está directamente relacionado con el principio del Señorío de Cristo.

Entendemos que Dios se reveló a los hombres en forma progresiva, es decir, se dio a conocer, dio a conocer su carácter, su naturaleza, sus planes y propósitos a la humanidad, y lo hizo en forma dosificada y paulatina. Esta revelación culmina en la encarnación, cuando Dios se hizo hombre para que lo conociéramos. El registro de todo este proceso de Dios revelándose a sí mismo se encuentra, para nuestra bendición, en la Biblia (2ª Timoteo 3:16; Hebreos 1:1-3; 4:12; 2ª Pedro 1:19-21).

Creemos en una membresía regenerada.

Una iglesia es la asamblea (congregación) de creyentes en Cristo, regenerados (que han nacido de nuevo) y que han manifestado su conversión mediante el símbolo del bautismo que enseña el Nuevo Testamento. Estos creyentes se unen en una interrelación dinámica de amor y trabajo para buscar el adelanto del reino de Cristo en el cumplimiento de la Gran Comisión.

No creemos que se tenga que ser miembro de la iglesia para ser salvo, pero sí se tiene que ser salvo para ser miembro (Efesios 4:11-16; Mateo 16:16; Hechos 2:37-42).

Creemos que la iglesia es un organismo viviente: EL CUERPO DE CRISTO (1ª Corintios 12:27).

Creemos que la Gran Comisión que Cristo nos dejó es hacer discípulos.

Este principio puede definirse en los siguientes conceptos:

<Cada cristiano debiera  ser un evangelista y un discipulador.

<Debemos ser una iglesia misionera, una iglesia que hace discípulos hasta reproducirse en nuevas iglesias.

< La obra misionera y el evangelismo que expresa la Gran Comisión (Mateo 28:18-20) deben constituirse en  la pasión de nuestra iglesia. Creemos en un Dios misionero y debemos ser un pueblo misionero.

Creemos en la santidad de una vida comprometida con los mandatos de Jesús.

Creemos que las enseñanzas del sermón del Monte están vigentes y deben ser nuestro estilo de vida actual (Mateo 5:7). Entendemos que el comportamiento de los discípulos y ciudadanos del reino es una de las prioridades del Señor y el tema principal de su discipulado. Creemos en la santidad, que no solo incluye evidencias superficiales y externas como el legalismo, sino que se experimenta en los pensamientos y los valores más profundos del ser humano (Filipenses 4:8; Col. 2:20-23; Salmo 1).

Creemos en el modelo bíblico de la Iglesia y en una vida cristiana sana.

Creemos que Dios es un Dios que se identifica ante los hombres y reconoce la identidad de cada ser humano, pueblo o nación (Éxodo 3:3-14). Por lo tanto, creemos en la necesidad de buscar, conservar y defender nuestra identidad como Iglesia Bautista En el Nuevo Testamento existe un perfil de la vida cristiana, una definición de la fe verdadera y un modelo de iglesia. Nuestra meta entonces es encontrar y vivir la identidad expresada en el pensamiento de Dios (Efesios 4:12 – 14; 1ª Timoteo 3:15). Estamos de acuerdo en conservar y defender la identidad neotestamentaria de la Iglesia (Isaías 8:20; Efesios 4:14; 1ª Juan 4:1).